SHARE
https://bermon.es

Facciones

Existen siete facciones destacadas en Albion, con un largo historial de conflictos entre sí:

Las Fuerzas reales expedicionarias y los Herejes están en guerra, aunque en este caso se trata más de que ambos grupos se ataquen mutuamente en cuanto se vean, más que un intento organizado de quitar de en medio al otro.

Los discípulos de Morgana y los Guardianes de Albion también están en guerra, y los enfrentamientos entre ambos grupos a causa de los territorios del norte se intensifican.

Algunos demonios están aliados o son controlados por los Discípulos de Morgana; hay otros independientes. Todos ellos son bastante hostiles cuando te los cruzas.

Los no muertos están en guerra con todo el mundo. Hasta la fecha, no se han organizado en grandes grupos, y no muestran interés por territorios más allá del suyo propio.

Durante cientos de años, los Guardianes de Albion fueron la facción dominante. Entonces llegaron los Herejes, seguidos de las Fuerzas reales expedicionarias y, después, los colonos. Este hecho, junto con la liberación de los no muertos y el retorno de los Discípulos de Morgana, lo ha puesto todo patas arriba. ¡Es un momento de grandes peligros, y de grandes oportunidades!

Las Fuerzas reales expedicionarias

Las Fuerzas reales expedicionarias

A pesar de que la primera expedición a Albion se considera un fracaso, tuvo éxito en un aspecto importante: le mostró al rey del viejo mundo que Albion era rico en recursos naturales.

Se mandó una segunda expedición a Albion, esta vez sin reparar en gastos. Mientras que los primeros colonos eran condenados, criminales y gente desesperada con recursos limitados y un equipamiento de mala calidad, las Fuerzas reales expedicionarias representaban a los mejores del viejo mundo.

Llegaron a Albion hace cinco años con una sencilla misión: establecer un punto de apoyo en la costa de Albion que permitiría dos cosas: la primera era que los que llegaran más adelante tuvieran un lugar donde aclimatarse antes de salir a lo desconocido; la segunda, poder gravar a los que llegaran para así asegurar que un flujo de monedas se destinaba a los cofres del rey de manera constante. Cuál de los dos deberes era más importante era tema de debate.

Para cumplir con su misión, las Fuerzas reales expedicionarias delimitaron una zona segura y amurallaron una parte de Albion. A su lado de la muralla, se aseguraban de que se cumplía la ley del rey y se esperaba que los ciudadanos que viajaban a Albion respetaran la misma y al resto de ciudadanos. Sin embargo, les importaba poco lo que pasara al otro lado.

No es necesario decir que el área que patrullaban era completamente segura. Todavía hay muchos zorros, lobos, herejes y no muertos esperando a aquellos que se alejan demasiado de las ciudades.

Los Herejes

Los Herejes

Cuando el rey decidió explotar Albion al principio, lo hizo todo lo barato que pudo. A los delincuentes que se enfrentaban a largas sentencias o que esperaban a ser ejecutados, se les daba la posibilidad de convertirse en colonos. A otros indeseables, desde aquellos con antiguos lazos de sangre con los enemigos del rey hasta aquellos nobles que habían perdido su favor se les animaba a servir en el extranjero.

Solo enviaron a hombres en la primera expedición. El rey solo esperaba que fuera una medida a corto plazo y sabía que si tal hatajo de volátiles eran capaces de echar raíces, se convertirían en un problema a largo plazo.

Durante cuatro años, los colonos consiguieron sobrevivir. Albion fue dura con ellos y se cobró un precio, ya que aprendieron qué alimentos eran comestibles y cuáles les comerían a ellos. Pronto hubo división de opiniones y el grupo se debilitó al crearse muchas sub-facciones. La más grande la lideraba un hombre llamado Gibson. Carnicero de profesión, con buena cabeza para los números, Gibson vio el lado malo del rey debido a su franca visión sobre los impuestos. Era un hombre metódico que sabía bien cómo repartir las cosas de forma justa y al que no le daba miedo hablar claro. También tenía buena mano con los cuchillos de carnicero. […]

Saber más

 

SHARE
https://bermon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *